sábado, 4 de octubre de 2008

Los desaparecidos del Sahara Occidental



-->
En 1975 Marruecos invadió al Sahara Occidental, comenzando una guerra que duraría hasta 1991, una vez se firmaron los acuerdos de paz. Una de las tácticas de terror utilizadas por el gobierno marroquí contra la población civil saharaui fue la desaparición forzada de personas. Más de 1.000 personas desaparecieron durante los años del conflicto, alojados en terribles condiciones en centros clandestinos de detención. Centenares de ellos fueron puestos en libertad en los años 80 y 90, y se sabe que docenas de ellos murieron en los centros. Pero se desconoce que pasó con el resto. La práctica de desaparición forzada no ha extinguido totalmente, aunque actualmente ha sido mayormente remplazada por detenciones arbitrarias. Alrededor de 650 personas permanecen desaparecidas.



-->
Se cree que los secuestrados durante el conflicto del Sahara murieron en cárceles secretas. El actual régimen reconoce estos hechos, sin embargo no logra satisfacer las reivindicaciones de las familias que buscan los restos de sus muertos.
El problema de los restos de los desaparecidos se extiende a todo Marruecos, porque el gobierno reconoce que militantes políticos fueron secuestrados y torturados hasta la muerte pero no se sabe nada de sus tumbas. El gobierno, por el momento, se limita a indemnizar a las familias de los desaparecidos, sin embargo, en el caso de los saharauis hay un retraso debido a la sensibilidad que este asunto genera en la política interna del reino.





9 comentarios:

Stultifer dijo...

Son los incómodos de un régimen que mira hacia otro lado y no le agrada que cada día le cuenten lo abandonado que tiene a sus gentes.

Alfonso dijo...

Pues mira que vienen a mi ciudad niños saharahuis en verano, y no tenía yo ni idea de esto de los desaparecidos. Increíble cuánto ignoramos y no nos cuentan en los telediarios.

Merce dijo...

Hola Mario.
Vengo de ver "El niño del pijama de Rayas" y me ha impactado la actrocidad humana de nuevo. No deja de crisparme ver personas que acallan voces y quitan "obstáculos" a sus objetivos de autoensalzamiento exterminando y sometiendo a otros seres humanos.
Gracias por recordar esta injusticia.
Besos

Thiago dijo...

Parece que Marruecos necesita otra Ley de la Memoria Histórica, no? Igual si ponene una denuncia ante Garzón, alegando que era una colonia española antiguamente ¡a la que abandonamos a su suerte!!

Bezos.

Angel dijo...

Hoy -en mi trabajo- he visto documentos nacionales de indentidad de personas pertenecientes a la antigua colonia española. Me ha emocionado que una persona lo haya podido conservar hasta el día de hoy y que enseñe el mismo diciendo y alegando: ¡yo soy español! ¡yo soy español! ¡soy español!, como pidiendo una dignidad y reconocimiento que le es negado en su País.
Me ha parecido, sencillamente, emocionante!
Besos, como siempre muchos, Mario!!!

Markesa Merteuil dijo...

Les abandonamos a su suerte... y ni siquiera lo sabemos. Cuando yo estudié historia, no figuraba en mis libros, ni en mis apuntes... Se hacía hinpacié, eso sí, en la España en la que nunca se ponía el sol... y se obviaba el pasado reciente.

Amie dijo...

me uno a la causa , es terrible lo que sucedió en aquel entonces. Nos cuentan solo lo que les interesa que sepamos. Es una verguenza.
besos

Noray dijo...

Hace tiempo que estuve en esa tierra, tan cercana al corazón y a la razón: los Campamentos de Refugiados Saharauis. Durante mi estancia pude comprobar el valor que le dan a a la educación, a pesar de carecer de elementos fundamentales, sin los que aquí seríamos incapaces de desarrollar cualquier atisbo de programa educativo. El alumnado, en condiciones paupérrimas, es pertinaz en sus acciones para realizar sus aprendizajes con acierto. El profesorado, debido a su extraordinario tesón y profesionalidad, se esfuerza sobremanera en continuar adelante sin los materiales necesarios para poder llevar a cabo sus enseñanzas. La RASD, incomprensiblemente, se empeña en desarrollar proyectos de consolidación de la Lengua Española, impartiéndola desde los primeros cursos de Educación Primaria, acaso porque no reniegan de su pasada Historia. Y, sin embargo, España, traicionando a la realidad, prosigue sin cumplir sus obligaciones políticas, económicas y culturales, que no son otras que la defensa decidida y firme, en los foros internacionales, de la libertad e independencia del Sahara Occidental y la colaboración económica para sostener su sistema sanitario y educativo. Y todo ello, por una cuestión moral y de justicia, porque España ha condenado a los ciudadanos de su antigua colonia, españoles de pleno derecho hasta 1976, a vivir en el exilio en uno de los peores lugares del planeta, en la Hamada argelina. Ninguna potencia colonial ha abandonado a sus colonias, después del proceso descolonizador, a tal atrocidad y abandono. ¡Qué vergüenza!

Merchita dijo...

Gracias por este artículo, a pesar de las numerosas asociaciones y ONGs existentes, no se recuerda muy a menudo al pueblo Saharaui, abandonado tanto por el gobierno español como por las leyes y organismos internacionales. Gracias, de verdad por el recuerdo, es lo único que nos queda por hacer con este pueblo, recordad a todos quienes quieren ignorarlos, que siguen ahí, luchando, dando ejemplo al mundo entero.

Besos por casualidad

Merchita